Un Motero más en Filipinas

No son todo palos en esta vida, y de vez en cuando damos un respiro al “alma o espíritu”. Como puedes imaginar esto no es una reflexión muy meditada, más o menos escribo lo que pienso, una manera de escritura automática, lo digo porque hay gente que vive en un constante relajamiento, muy habitual en filipinas.

Bueno para los obsesivos compulsivos como yo, adictos al trabajo, a veces es difícil encontrar un momento apropiado para el relajamiento y disfrute sin pretensiones. El detonante del post es la canción “Disc Wars” de la banda sonora de Tron Legacy creada por unos de mis grupos favoritos Daft Punk, la canción me evoca un sentido de seguridad y confianza, sazonado con determinismo, y no menos importante por el hecho que me he comprado una moto Yamaha YBR125B.

Por si por fin me he decido por un transporte propio, después de casi dos años con los malolientes taxis Cebuanos, y su conocidísima inutilidad mental (en realidad no solo pienso en los taxistas), Venga y no dodo es mal de vez en cuando se encuentra en diamante en la oscuridad.

Es impresionante, la moto es de solo 125cc, una cilindrada pequeña pero más que suficiente para las condiciones del tráfico en esta ciudad. De hecho, prácticamente no hay opciones en filipinas, el 90% de las motos son de 125cc. Por ahora las ventajas que veo, son un consumo patético, llevo mas de 100 Km y aun el tanque lleno, el perfil mixto de carretera y motocross es perfecto para las patéticas calles de cebú, con más bollos que la panadería de Chema (te acuerdas, el panadero de Espinete, venga festival del humor).

Bueno, aquí sigo, en Cebu, luchando para hacer que Cisium, Inc. se una de las mejores empresas de ingeniería de la historia, prepara IBM voy a por ti 🙂

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close Menu
×
×

Cart

%d bloggers like this: